viernes, 22 de abril de 2011

TEMA 4. ANATOMÍA DE LA PLACENTA. HORMONAS PLACENTARIAS. OXIGENACIÓN Y NUTRICIÓN FETAL. INMUNOLOGÍA DE LA PLACENTA.


TEMA 4. ANATOMÍA DE LA PLACENTA. HORMONAS PLACENTARIAS. OXIGENACIÓN Y NUTRICIÓN FETAL. INMUNOLOGÍA DE LA PLACENTA.

PLACENTA: Es un órgano de estructura compleja y transitoria, cuyas funciones principales son: el intercambio gaseoso y de nutrientes entre las circulaciones materna y fetal y la producción de hormonas (gonadotropina coriónica, estrógenos y progesterona). Dicho órgano relaciona estrechamente al bebe con su madre ya que a través de este respira y se alimenta. Histológicamente tenemos dos capas:
Una capa superficial o compacta: es la más fina en la cual se encuentra el estroma.
Una capa profunda y esponjosa: en la cual hay numerosas glándulas.

Topográficamente hablamos de:
DECIDUA: la mucosa que tapiza la cavidad uterina durante el embarazo. Existen 3 tipos de tejidos: Decidua parietal: es la que tapiza la cavidad principal.
Decidua basal: es la que está situada entre el huevo y la pared del útero.
Decidua capsular: es la que recubre al huevo.
Al 4º mes de gestación la capa parietal y la capsular acabarán uniéndose.
La Decidua basal formará parte materna de la placenta y por eso mismo es penetrada precozmente por elementos ovulares.

CIRCULACIÓN PLACENTARIA: En la placenta existen 2 sistemas circulatorios: el materno y el fetal. En la circulación materna la sangre procedente del útero materno circula por las lagunas trofoblásticas y los espacios intervellosos de la placenta. En la circulación fetal la sangre procedente del feto, pasa por los vasos umbilicales y circula por los vasos de las vellosidades coriónicas de la placenta. La sangre de estos 2 sistemas circulatorios, el materno y el fetal, no se mezclan porque están separadas por un conjunto de estructuras coriónicas, que constituyen la llamada barrera placentaria.

LIQUIDO AMNIÓTICO
De aspecto acuoso y ligeramente turbio, en el momento del alumbramiento podemos encontrar una cantidad de éste en torno a 500/1000 ml. Su misión será proteger al feto contra golpes externos, permitirle una amplia movilidad al feto, sobretodo en los primeros meses, permitir una buena circulación de la sangre por el cordón. Éste se produce por el Epitelio amniótico y también contribuye en su formación el riñón fetal. Éste líquido también lo deglute el feto. No está totalmente claro como circula la sangre materna dentro de la placenta, lo que se sabe hasta ahora es que las arterias del endometrio penetran en el espacio intervelloso y difunde la sangre.

CORDON UMBILICAL
Permite la unión funcional del feto y la placenta. Tiene una longitud media de 50/60cm y un diámetro de 20mm (2cm). Está compuesto por dos arterias entrelazadas y una vena. Alrededor de éstas tenemos un tejido conjuntivo llamado GELATINA DE WARTON. La placenta al final del embarazo viene a ser como una “tarta” de unos 10 cm. con un espesor de unos 2cm aprox., de consistencia elástica y un peso medio de 500 gr. La placenta está constituida  por 2 caras: Cara fetal: es muy suave debido al amnios y nos permite visualizar los vasos. Cara interna o materna: es de un aspecto carnoso de color rojo oscuro  (como un filete de ternera) y está dividida en 20 ó 30 cotiledones (racimos). INSERCCIÓN DEL CORDÓN UMBILICAL: CENTRAL: en el centro de la placenta. MARGINAL: en el borde de la placenta. VELAMENTOSA: en este caso al romperse la bolsa amniótica puede producirse una rotura de vasa previa. FUNCIÓN PRINCIPAL DE LA PLACENTA: permitir en intercambio gaseoso y de nutrientes entre los organismos materno y fetal. Para que el nuevo ser pueda proveerse de los elementos necesarios para vivir y desarrollarse y por otra para eliminar los desechos del organismo. Este paso se va a realizar por un mecanismo de: Difusión O2 materno > O2 fetal, Osmosis: CO2 materno< CO2 fetal, Cuando la pO2 de la madre es > que la del hijo el O2 tenderá a entrar, mientras que cuando la pCO2 sea superior en el feto ésta tenderá a salir. NUTRIENTES: HC: pasan directamente al feto. GRASAS: pasan directamente, aunque el feto puede producirlas. PROTEINAS: no pasan al feto. AMINOÁCIDOS: si pasan. VITAMINAS: se almacenan y se van liberando dependiendo de las necesidades. MEDICAMENTOS: si pasan al feto. GÉRMENES: no pasan al feto salvo que esté dañada la bolsa. AG: no pasan al feto. AC: si pasan al feto, esto puede provocar una inmunidad pasiva. (agresión a los Ac Rh +).

ASISTENCIA EN EL ALUMBRAMIENTO: SALIDA DE LA PLACENTA.
Una vez que haya salido el niño, esperamos la salida de la placenta, si antes no hemos sondado a la madre ahora lo haremos ya que esto aumentará la salida de oxitocina para que el útero se vaya contrayendo.

PATOLOGÍAS ASOCIADAS
DESPRENDIMIENTO DE PLACENTA: es una complicación en la que la placenta se desprende de la pared uterina, en forma parcial o casi totalmente, antes del parto. Los casos leves pueden causar pocos problemas, pero los más graves pueden privar al bebé de oxígeno y nutrientes y provocar una hemorragia en la madre que puede poner en peligro su vida y la del bebé. El desprendimiento placentario también aumenta el riesgo de parto prematuro (antes de las 37 semanas de gestación). Con qué frecuencia se produce el desprendimiento placentario? El desprendimiento placentario se produce en aproximadamente uno de cada 100 embarazos. Es más común durante el tercer trimestre pero puede tener lugar en cualquier momento después de las 20 semanas de gestación. SIGNOS Y SÍNTOMAS: El síntoma principal de desprendimiento placentario es la hemorragia vaginal.  Algunas veces, esta hemorragia está acompañada de malestar y sensibilidad en el útero o de dolores abdominales repentinos y continuos. En unos pocos casos, estos síntomas también ocurren sin hemorragia vaginal debido a que la sangre queda atrapada detrás de la placenta. TRATAMIENTO: El tratamiento depende de la gravedad del desprendimiento y la etapa del embarazo en que se produce.
Si se sospecha que el desprendimiento placentario producirá un parto prematuro entre las 24 y las 34 semanas de embarazo, se recomienda a la madre que tome medicamentos conocidos como corticosteroides  para acelerar la maduración de los pulmones del feto y reducir significativamente el riesgo de complicaciones relacionadas con el nacimiento prematuro y de muerte del bebé.
DESPRENDIMIENTO GRAVE: Si el desprendimiento placentario avanza, si la mujer tiene hemorragias fuertes, o si el bebé está teniendo dificultades, es probable que sea necesario adelantar el parto, generalmente mediante una cesárea.
PLACENTA PREVIA: La placenta previa es una placenta que se desarrolla en la parte inferior del útero y cubre parte o la totalidad de la abertura del cuello uterino. Cuando la placenta se encuentra en esta posición puede bloquear la salida del bebé del útero. Además, cuando el cuello uterino comienza a contraerse y dilatarse antes del parto, los vasos sanguíneos que conectan la placenta en posición anormal con el útero pueden romperse y producir una hemorragia. Durante el trabajo de parto y el parto en sí, la hemorragia puede ser severa y poner el peligro la vida de la madre y del bebé. Al igual que con el desprendimiento placentario, la placenta previa puede provocar el nacimiento prematuro del bebé. FRECUENCIA: 1 de cada 200 embarazos. SÍNTOMAS: El síntoma más común de la placenta previa es una hemorragia uterina indolora durante la segunda mitad del embarazo. TRATAMIENTO: El tratamiento de la placenta previa depende de la etapa del embarazo en la que se produce, la gravedad de las hemorragias y el estado de la madre y el bebé. El objetivo, siempre que sea posible, es prolongar el embarazo para que el bebé nazca en término o cerca de la fecha estimada. La cesárea se recomienda a prácticamente todas las mujeres con placenta previa ya que, por lo general, permite evitar las hemorragias severas. Embarazo de mas  34 semanas + hemorragias fuertes= cesárea inmediata. Embarazo antes de 34 semanas + hemorragias fuertes= son hospitalizadas para poder someterse a un seguimiento estricto. Si las pruebas indican que la madre y el bebé están bien, se  prolongará  el embarazo. En algunos casos, cuando la hemorragia es muy fuerte, es posible que se trate a la madre con transfusiones de sangre y con corticosteroides si todo parece indicar que va a dar a luz antes de las 34 semanas de gestación. A las 36/37 semanas: se realiza una amniocentesis (análisis del líquido amniótico) para comprobar si los pulmones del bebé está maduros.
PLACENTA ACCRETA: es un tipo placenta que penetra excesivamente en la pared uterina y que se encuentra muy adherida a ella. De la misma manera, la placenta increta y percreta son placentas que penetran aun más en el músculo uterino o en la pared uterina y que, a veces, se extienden a estructuras próximas como la vejiga
FRECUENCIA: 1 de cada 2500 nacimientos. Estos trastornos son más comunes en las mujeres embarazadas que tienen placenta previa y en las mujeres que se han realizado anteriormente una o más cesáreas o alguna otra cirugía uterina. SÍNTOMAS: hemorragia vaginal durante el tercer trimestre. TRATAMIENTO: Cuando se diagnostica placenta accreta antes del nacimiento, suele realizarse un parto por cesárea seguido inmediatamente por una histerectomía para reducir la pérdida hemorrágica y otras complicaciones en la madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada